lourdes-perez-1

“La comunicación debe formar parte de la identidad de las empresas”

Entrevista a Lourdes Pérez, periodista. Jefa de Redacción de El Diario Vasco

Licenciada en Periodismo por la Universidad del País Vaco, Lourdes Pérez (Bilbao, 1972) lleva un cuarto de siglo trabajando en redacciones de distintos medios de comunicación y en la actualidad es jefa de Redacción de El Diario Vasco, periódico perteneciente al grupo Vocento. Tiene bajo su responsabilidad las secciones de Política, Opinión, Economía y Al Día, un área en la que tienen especial cobertura los temas vinculados al consumo, la alimentación y la sanidad.

La participación de la periodista en el curso Gestión de la Seguridad Alimentaria permitirá a los asistentes adentrarse en su dimensión informativa y comunicativa, con descripción de algunos de los escollos y déficits que aparecen en este terreno y sugerencias sobre la manera de encararlos y solventarlos.

Pregunta: ¿Cuál será el objetivo de tu ponencia?

R: Uno de los aspectos centrales será describir cómo encaran los periodistas y sus medios una situación tan extrema como las crisis alimentarias y sanitarias y mi perspectiva sobre cómo deberían gestionarlas tanto las empresas concernidas como los poderes públicos. Como punto de partida, todos los agentes implicados en este ámbito hemos de tener en cuenta que el interés y la preocupación de los ciudadanos sobre los asuntos vinculados a la sanidad y al consumo están en auge, lo que interpela a la labor de los periodistas que tienen la responsabilidad de informar sobre ello.
En el pasado no existía una inquietud por la alimentación y los hábitos de vida saludables. Hoy en día, los periodistas no solo tenemos que informar sobre la proyección cotidiana de esos temas, sino que en ocasiones nos encontramos con crisis en las que el acceso a la información suele encontrarse más limitado, más acotado. Por ello, es necesario que las empresas interioricen la importancia que tiene la gestión informativa, especialmente en coyunturas problemáticas.

P: ¿Qué pretendes trasmitir a las empresas?

R: Ni el periodismo ni los periodistas son, al menos ‘per se’, enemigos de las empresas o de los poderes públicos que operan en el ámbito al que nos estamos refiriendo. Es más, el periodista y los medios de comunicación se convierten en una pieza clave para una adecuada gestión de las crisis alimentarias/sanitarias, máxime en un contexto en el que ya no solo operan los soportes tradicionales –prensa escrita, radio o televisión-, sino nuevos actores como las redes sociales.
Las empresas de alimentación que están apostando por hábitos de vida más saludables pueden encontrar en la prensa, de hecho, un cauce de expresión y de comunicación de sus intereses y objetivos. En las sociedades modernas, dinámicas y democráticas, con opiniones publicas abiertas, la transparencia informativa es un valor. Por lo tanto, las empresas deben apostar por una comunicación lo más cercana y rigurosa posible.

P: ¿Cómo debería actuar la empresa ante un problema de seguridad alimentaria? ¿Y el gabinete?

R: Como norma general, ocultar los problemas nunca es una buena decisión. Considero que, en la medida de lo posible, dar a conocer un error que haya podido cometerse o una dificultad que haya surgido es la mejor forma de tratar de encauzarlo a la mayor brevedad posible. Una información veraz, lo más transparente y rigurosa posible, ayuda a generar confianza. Una confianza que se puede ver dañada a partir de una crisis alimentaria. Un desafío delicado que se puede restituir con una buena comunicación.

Las empresas deben intentar mantener contacto directo con los profesionales de la información, quienes, a su vez, han de gozar de la mayor especialización de la que sean capaces. Abrir canales engrasados de comunicación es importante. Y establecer una relación de confianza, cada uno desde su posición, con los medios también lo es.

P: ¿Qué les recomendarías a las empresas, tanto a las que lo hacen bien como las que se enfrentan a una crisis?

R: La comunicación debe formar parte de la identidad de las empresas y, por lo tanto, si disponen de información que consideren que puede contribuir al desarrollo de la sociedad y que puede resultar interesante para el ciudadano deberían comunicarlo. En definitiva, es mejor que la empresa se haga cargo conscientemente de la situación desde el principio para evitar que el problema se agrave.

P: ¿En tu opinión, qué importancia tiene la comunicación ante una crisis?

R: Si una organización asume y comunica el problema, gestionará la crisis de forma más eficaz. Las empresas deben hacerse responsables de lo que les ocurre para establecer unas pautas de comunicación que les permita solventar la situación en mejores condiciones. El mundo de la información y de las nuevas tecnologías funciona de forma cada vez más inmediata y las empresas deben estar preparadas para responder al reto.

P: Me gustaría conocer alguna de las técnicas de comunicación ante una crisis de estas características.

R: En primer lugar, la empresa debe ser creíble. La credibilidad constituye un pilar fundamental a la hora de afrontar una situación crítica. En segundo lugar, debe dar la impresión de que todo dato que se le quiera consultar lo tiene o lo va a tener, aunque no sea en ese mismo momento. En tercer y último lugar, no titubear o titubear lo menos posible, y dar la sensación de que tiene la situación controlada. Si una empresa necesita comparecer en una rueda de prensa para dar cuenta de un problema, es aconsejable que cuente con un experto capaz de utilizar un lenguaje comprensible, accesible al público al que se dirige para que la comunicación funcione.

P: Para gestionar un problema de seguridad es imprescindible que la empresa confíe en el gabinete de comunicación ¿Quién se encarga de elegir a un buen portavoz para hacer frente al problema?

R: Cada empresa ha de adaptarse a sus propias características. Las organizaciones, por un lado, pueden contar con un jefe de prensa o con un gabinete de comunicación encargado de gestionar una situación de crisis. Por otro, la empresa puede designar como portavoz a un empleado determinado, que ostente un cargo en el organigrama. Es decir, un portavoz que disponga de primera mano de la información que pueda trasladar. No obstante, es obvio que no todas las organizaciones se pueden permitir un responsable de comunicación

Yo creo que un buen portavoz deber ser alguien que esté empoderado para responder por la empresa, que tenga todos los datos de los que pueda disponer y, sobre todo, que cuente con dotes de comunicación. Es importante que sea capaz de relatar el problema con eficiencia y con claridad, ya que, posteriormente, son los medios los que lo tienen que transmitir a la ciudadanía.

P: Según tu criterio, ¿qué es lo que más le preocupa a las empresas agroalimentarias ante estos hechos?

R: El propósito lógico de las empresas deben ser intentar que la crisis haga el menor daño posible a la marca; por ello, deben protegerla. Vivimos en una sociedad donde la información está globalizada y el fenómeno de las redes sociales está introduciendo elementos que están condicionando el ejercicio del periodismo. Por lo tanto, las empresas deben ser conscientes de que lo que antes se podía controlar fácilmente, ahora requiere otro tipo de esfuerzo de comunicación, sobre todo cuando se trata de frenar el daño reputacional.

Mi función como periodista consiste en contar y trasladar la información de forma veraz, respetando los límites y, sobre todo, evitando el sensacionalismo.

P: Reflexiones sobre gestión de comunicación ante un problema de seguridad alimentaria

R: Yo recomendaría que, en el momento en el que una empresa sea consciente de que su producto está generando un problema lo asuma. Es decir, una empresa no puede dar la sensación de que obvia o trivializa el problema, aunque éste no sea grave. En general, los lectores, los espectadores y los internautas no quieren que se les oculte un problema y por ello, cuando tienen la sensación de que puede estar ocurriendo algo así, el problema se magnifica.

Hay que manejar lenguajes claros, y contrastar siempre la información. Las empresas y también los poderes públicos deben aceptar que no van a ser las únicas fuentes de las que va a disponer el periodista y, por esa misma razón, es mejor caminar de la mano. Si una empresa es honesta, tendrá más oportunidades de solventar la crisis.

higiene-1

Las empresas garantizan una mejor información al consumidor

SIC Agroalimentaria ofrecerá la nueva edición del curso sobre Gestión de la Seguridad Alimentaria en el mes de noviembre
Todas las empresas que forman parte de la Industria Alimentaria, sea cual sea su papel, están obligadas a cumplir una serie de normas básicas, tanto nacionales como de la Unión Europea, con el objetivo de reducir al máximo el riesgo dentro del proceso de producción, manipulación, distribución y venta de los productos alimentarios.

Los farmacéuticos oficiales de Salud Pública de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Enrique Estrella y Almudena Columé, ofrecerán el próximo mes de noviembre toda la información básica sobre la normativa de obligado cumplimiento de esta industria en su intervención en el Curso sobre Gestión de la Seguridad Alimentaria organizado desde SIC Agroalimentaria en colaboración con la Universidad de Castilla- La Mancha.

La legislación básica que dispone la Unión Europea sobre la industria alimentaria conforma el llamado ‘Paquete de Higiene’, que comprende seis Reglamentos que “armonizan y simplifican diecisiete Directivas, conformando una política de higiene alimentaria única y transparente, que es aplicable a todos los alimentos”. Los Reglamentos que lo conforman son el Reglamento (CE) 178/2002, el Reglamento (CE) 852/2004, el Reglamento (CE) 853/2004, el Reglamento (CE) 854/2004 y el Reglamento (CE) 183/2005.

Como explica el farmacéutico Enrique Estrella, este paquete cuenta con el objetivo de “explicar y desarrollar tres pilares básicos de la higiene en la alimentación, aunque especifique algunos otros aspectos en las diferentes normas”. Uno de estos pilares es que la responsabilidad primaria del cumplimiento de estas normas recae sobre el operador de la empresa alimentaria ( “personas físicas o jurídicas responsables de asegurar el cumplimiento de los requisitos de la legislación alimentaria en la empresa alimentaria bajo su control”), es decir, el dueño de la empresa, ya sea una fábrica de productos alimentarios o una tienda pequeña. Además, establece el concepto de trazabilidad (“posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento, un pienso, un animal destinado a la producción de alimentos o una sustancia destinados a ser incorporados en alimentos o piensos o con probabilidad de serlo”) que tienen que cumplir todas las empresas , así como los sistemas de gestión de seguridad alimentaria (Prerrequisitos y APPCC) que obliga a mantener un control específico y explicar cómo debe ser ese control concreto.

Con todo esto, se fijan los procedimientos relativos a la seguridad alimentaria de modo que se garantiza la calidad de los alimentos destinados al consumo humano y de los piensos y la libre circulación de alimentos seguros en el mercado interior de la UE. Teniendo en cuenta que “no se puede comercializar ningún alimento que no sea seguro para la salud y/o que no sea apto para el consumo humano (Reglamento (CE) 178/2002 por el que se establecen los principios y requisitos generales de la legislación alimentaria), se tienen en cuenta algunos aspectos como las condiciones normales de uso, la información ofrecida al consumidor, los probables efectos inmediatos o posteriores sobre la salud, los posibles efectos tóxicos acumulativos o la sensibilidad específica de determinados consumidores para determinar si un alimento es o no seguro.

Análisis de los riesgos alimentarios

Dentro de este paquete se establece además cómo debe llevarse a cabo el análisis de los riesgos para la salud, que se efectúa en varias fases: la evaluación, la gestión y la comunicación al público. El proceso ha de llevarse a cabo de manera independiente, objetiva y transparente y debe basarse en las pruebas científicas disponibles. Toda esta normativa tiene como resultado que cuando el análisis indica la presencia de un riesgo, los Estados miembros y la Comisión Europea pueden aplicar el principio de precaución y adoptar medidas provisionales y proporcionadas. Las normas, como explica Enrique Estrella, “son un garante de que todo está bien, si se cumplen, todo está bajo control, pero además ayudan a saber cómo actuar en el caso de que haya cualquier tipo de problema, reduciendo la pontencialidad del riesgo”.

En definitiva, el llamado Paquete de Higiene asegura en su Reglamento (CE) 852/2004 relativo a la higiene de los productos que “todos los agentes económicos del sector alimentario garantizan que todas las etapas del proceso de las que son responsables, desde la producción primaria hasta la puesta en venta o el abastecimiento de los productos alimenticios al consumidor final, se llevarán a cabo de forma higiénica de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento”. De esta forma, estarán obligados a cumplir con una serie de requisitos generales y específicos en materia de higiene en las empresas que estén bajo su control.

Real Decreto del Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos

Además de las normas europeas, cada estado miembro define las normas específicas teniendo en cuenta las características de sus producciones y mercados. En España, donde se puede afirmar que existe una amplia experiencia en el registro de empresas y productos a través de una herramienta administrativa que ha funcionado durante más de treinta años, se encuentra el Real Decreto del Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos que exigía como elemento clave para el funcionamiento de las empresas alimentarias en España, la autorización sanitaria previa por parte de las autoridades competentes para el funcionamiento de cualquier empresa.

La finalidad última de los registros, que no excluye la plena responsabilidad del operador económico respecto del cumplimiento de la legislación alimentaria y que establece este Real Decreto no es otro que la “protección de la salud a través de la información actualizada de las vicisitudes de las empresas que intervienen en el mercado, de manera que se garantice una adecuada programación de los controles oficiales y, a su vez, constituya un elemento esencial para los servicios de inspección, asegurando la posibilidad de actuar con rapidez y eficacia en aquellos casos en que existe un peligro para la Salud Pública”. Esta norma “constituye un complemento indispensable para asegurar el mínimo común denominador establecido en las normas nacionales y comunitarias que resultan de aplicación a la materia regulada”.

Información al consumidor reglada

Otro de los aspectos que tanto Enrique Estrella como Almudena Columé explicarán dentro de su intervención en el curso sobre Gestión de la Seguridad Alimentaria será el Reglamento (UE) 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y que consolida y actualiza dos campos de la legislación en materia de etiquetado, el del etiquetado general de los productos alimenticios, regulado por la directiva 2000/13/CE, y el del etiquetado nutricional, objetivo de la directiva 90/496/CEE. En este sentido, el objetivo es perseguir un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información para que los consumidores tomen decisiones en conocimiento de causa.

Entre los aspectos que se recogen en este Reglamento se encuentra la lista de menciones obligatorias para todos los alimentos envasados, esto es, la denominación del alimento, la lista de ingredientes, alérgenos (sustancia o producto que figure en dicho anexo que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o la elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea en una forma modificada), la cantidad de determinados ingredientes o de determinadas categorías de ingredientes, la cantidad neta del alimento, la fecha de duración mínima o la fecha de caducidad, las condiciones especiales de conservación y/o las condiciones de utilización, el nombre o la razón social y la dirección del operador de la empresa alimentaria, el país de origen o lugar de procedencia en determinadas circunstancias), el modo de empleo en caso de que, en ausencia de esta información, fuera difícil hacer un uso adecuado del alimento, el grado alcohólico volumétrico (bebidas que tengan más de un 1,2 % en volumen de alcohol ) y la información nutricional.

Alimentos de total confianza

Como explica Enrique Estrella, “el objetivo del curso es concienciar sobre las normativas, hacer ver que si se cumplen todos los requisitos, no tiene por qué fallar nada nunca en nuestro proceso y estaremos produciendo alimentos totalmente seguros, de total confianza. No tiene por qué haber ningún problema, no tiene por qué aparecer ningún riesgo”. Uno de los problemas que señala Estrella dentro de la industria “es la falta de profesionales formados en normativa”, por ese motivo “estos cursos son tan necesarios y tienen tan buenos resultados”. Aunque las normas son en sí mismas explicativas y el Estado y las Comunidades Autónomas se encargan de elaborar guías para su aplicación “son muchos pormenores, muchos requisitos y muchos aspectos a tener en cuenta, por lo que es imprescindible formar a los profesionales, que tengan herramientas suficientes para poder aplicar las normas y saber que su manera de ejecutar es la correcta, la segura”. Estrella hace hincapié en que la aplicación de estas normas es obligatoria y que la responsabilidad recae en todos los casos en el operador de la empresa, por ese motivo, aunque un agente externo implante las normas y protocolos de seguridad, la responsabilidad en caso de crisis siempre será de la empresa alimentaria.

ana-briones-grupo

“Es necesario informar sobre aspectos punteros que atañen a diferentes sectores de la producción agroalimentaria”

Ana Briones, directora del Departamento de Química Analítica y Tecnología de Alimentos de la UCLM y coordinadora del curso Gestión de la Seguridad Alimentaria por parte de la UCLM

Pregunta: ¿Qué objetivos se pretenden alcanzar con la organización del curso de Gestión de la Seguridad Alimentaria?
R.: En su tercera edición nos proponemos poner al día y mostrar a la industria regional la información estructurada que circula por las redes profesionales acerca de cuestiones de seguridad alimentaria presentada por expertos nacionales en las distintas áreas propuestas.

Informar sobre aspectos punteros que atañen a diferentes sectores de la producción agroalimentaria relacionados con la gestión de la seguridad alimentaria

P: ¿Cómo es la colaboración entre la Universidad de Castilla-La Mancha, SIC Agroalimentaria y la Administración?
R: La UCLM mantiene estrechos contactos con SIC Agroalimentaria a través de reuniones frecuentes donde se planifican talleres, posibilidades de colaboración con la industria a través de estancias de estudiantes en las mismas, visitas a industrias representativas del sector agroalimentario, etc. Igualmente, con la administración, y actuando como coordinadora SIC Agroalimentaria, se mantienen reuniones con inspectores de sanidad locales en donde se planifican talleres y se proponen invitados en áreas de interés “filtradas” previamente para ofrecer un amplio abanico de temas para el sector alimentario.

P: ¿En qué consiste el Foro de Gestión Alimentaria?
R: El foro está integrado por profesores, inspectores y técnicos de empresas del sector agroalimentario que se constituyeron a partir de las últimas jornadas, 2016, interesadas en temas de seguridad alimentaria. En el mismo por ahora, se cuelgan noticias como punto de arranque y la mantienen “animadores” que espolean a los técnicos de la industria a participar. Las jornadas sirven para relanzar este foro anualmente para que no se muera por pasividad de sus integrantes.

P:¿Qué oportunidades ofrece el curso? ¿Por qué lo recomendarías?
R: Respecto a lo primero, ponemos en valor los contactos de los técnicos con las “primeras espadas” nacionales en segmentos muy variados pero siempre relacionados con los temas de seguridad alimentaria y que preocupan y mucho a los sectores que potencialmente pueden verse afectados por una crisis. Respecto a lo segundo, hay renovación de conocimientos, se analiza la situación actual y se establecen relaciones profesionales suscitando temas de debate, por ejemplo, etiquetado, microbiología predictiva, alérgenos, etc.

P:¿Qué novedades presenta esta jornada? ¿Por qué habéis apostado por la transmisión en streaming?
R.: Streaming es una idea novedosa de SIC Agroalimentaria para esta edición. Lo que se pretende es ofrecer on line las conferencias impartidas durante la última jornada con el objeto de dar la mayor difusión posible con el objeto de dar la mayor difusión posible ya que no todos los técnicos tienen la disponibilidad de la asistencia presencial. La UCLM apuesta decididamente por las nuevas tecnologías formativas.

P: Valoración de las 2 ediciones anteriores
R: La primera edición preparada exclusivamente por la universidad fue una etapa de arranque del proceso a la que asistieron pocos técnicos quizás por falta de cauces de información eficaz. En la siguiente edición, la asistencia técnica se disparó de forma exponencial debido casi exclusivamente a la participación de técnicos de la información coordinados por SIC Agroalimentaria, que a través de los medios de comunicación, redes sociales y sobre todo a un trabajo de información personalizado, alcanzó el objetivo buscado que no es otro que la asistencia: se logró un “pleno” ya que asistieron más de 50 empresas nacionales durante los tres días de duración.

P: Tras la celebración de dos ediciones, ¿qué inquietudes muestran las empresas en asuntos de formación respecto a seguridad alimentaria?
R: Las inquietudes se recogen tanto en el foro de gestión alimentaria como en las encuestas que se facilitan a los participantes y toda esta información junto a las propuestas de los inspectores de sanidad, profesores del área de tecnología de alimentos implicados y al técnico coordinador de SIC Agroalimentaria, que también propone temas por su contacto directo con los técnicos, se estructura un pool de inquietudes.
¿Qué inquietudes? Cada vez parece más claro que la integración de las empresas en redes temáticas, en nuestro caso de seguridad alimentaria, que las mantenga informadas casi en tiempo real sobre alarmas es una inquietud que está ahí y la que hay que darle respuesta. La cuestión primordial es la de qué hace falta un/os “alimentador-buscador” de noticias y para esto hace se requiere un profesional que dedique diariamente un cierto tiempo a buscar, seleccionar y coordinar esta tarea.

P: ¿Hay previstas más acciones formativas entre universidad y empresas?
R: A partir de la segunda reunión técnica en la que SIC participó como entidad organizadora se estructuró un curso sobre etiquetado que se organizó en diversas localidades de la región, Albacete, Toledo y Tomelloso con más de cien asistentes. Próximamente se tiene previsto saltar la barrera regional y llevarlo a cabo en otras comunidades.

P: ¿Cómo estamos en materia de Seguridad Alimentaria en Castilla- La Mancha?
R: Buena pregunta, y aunque si bien es cierto que es una cuestión a la que debería responder un representante de la administración, como profesora de la UCLM le puedo asegurar que este tema se enseña con la rigurosidad necesaria en nuestras aulas para que los graduados en Ciencia y Tecnología de Alimentos cumplan con las necesidades que requieren los consumidores y las autoridades europeas que velan por la salud de aquellos.

Finalmente, querría animar a todos los técnicos y profesionales del sector agroalimentario por una parte a que asistan a esta tercera edición del curso de seguridad alimentaria, pionero en Castilla-La Mancha, y por otra a que participen en el foro de seguridad alimentaria creado en noviembre pasado y que se encuentra en las redes sociales Linkedin (Alimentos Seguros CLM) y Twitter (alimentossegurosclm).

imagen-curso-2

Abierto el plazo de inscripción para el curso de Gestión de la Seguridad Alimentaria

El Curso de Gestión de la Seguridad Alimentaria se celebrará en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) durante los días 15, 22 y 29 de noviembre

El encuentro, organizado por SIC Agroalimentaria CLM en colaboración de la Universidad de Castilla-La Mancha, contará con la participación de expertos ponentes especialistas en la gestión de la seguridad alimentaria. Se trata de un curso avanzado destinado a técnicos de empresas y a algunos alumnos becados, que va a ser posible gracias al patrocinio de BANKIA y otras entidades como Premiumlab y Gestisan. Los interesados podrán inscribirse a partir de hoy a través del siguiente enlace: www.sicagroalimentaria.com

En su tercera edición, la organización cuenta con el objetivo de “poner al día y mostrar a la industria regional la información estructurada que circula por las redes profesionales acerca de cuestiones de seguridad alimentaria presentada por expertos nacionales en las distintas áreas propuestas”, destaca Ana Briones, directora del Departamento de Química Analítica y Tecnología de Alimentos de la UCLM y coordinadora del curso Gestión de la Seguridad Alimentaria por parte de la UCLM

El curso ofrecerá multitud de oportunidades. Se pondrá en valor los contactos de los técnicos con las “primeras espadas” nacionales en segmentos muy variados pero siempre relacionados con los temas de seguridad alimentaria y que preocupan y mucho a los sectores que potencialmente pueden verse afectados por una crisis. Asimismo, el encuentro supondrá una renovación de conocimientos, ya que se analizará la situación actual y se establecerán relaciones profesionales suscitando temas de debate, por ejemplo, etiquetado, microbiología predictiva, alérgenos, etc.

Como novedad este año se transmitirá la última jornada de curso a través de Streaming. Una idea propuesta por SIC Agroalimentaria con la que ofrecer de forma on-line algunas de las conferencias impartidas durante la última sesión del curso. Esto permitirá conseguir mayor difusión y a su vez, hacer llegar la información a todos aquellos técnicos que no tengan la disponibilidad de asistir a la última jornada.

Tras el éxito de las dos ediciones anteriores, se espera que este año la asistencia técnica se dispare de forma exponencial debido a la participación de técnicos de la información coordinados por SIC Agroalimentaria, que a través de los medios de comunicación, redes sociales y sobre todo a un trabajo de información personalizado, alcance el objetivo propuesto, un “pleno” de asistencia. El pasado año asistieron más de 50 empresas nacionales durante los tres días de duración del seminario.

SIC Agroalimentarias- UCLM
Desde hace varios años, SIC Agroalimentaria mantiene estrechos contactos con la UCLM a través de reuniones frecuentes donde se planifican talleres, posibilidades de colaboración con la industria a través de estancias de estudiantes en las mismas, visitas a industrias representativas del sector agroalimentario, etc. Igualmente, con la administración, y actuando como coordinadora SIC Agroalimentaria, se mantienen reuniones con inspectores de sanidad locales en donde se planifican talleres y se proponen invitados en áreas de interés “filtradas” previamente para ofrecer un amplio abanico de temas para el sector alimentario, con el objetivo de mejorar los sistemas de seguridad alimentaria en las industrias y empresas de Castilla- La Mancha.

aceite-de-palma-web

Aceite de palma, la guerra está declarada

La licenciada en Derecho y gerente de una empresa familiar dedicada al envasado y distribución de aceites en Navarra, Laura Sandua, ha explicado en la web de Restauración Colectiva los pormenores del polémico aceite de palma, producto que está en el punto de mira de todo el sector alimentario y consumidores por su composición alta en ácidos grasos saturados, lo que le convierte en un producto contrario a lo que se suele conocer como “ingrediente saludable”.

 

El aceite de palma se encuentra en el 50% de los productos que se consumen a día de hoy y es la grasa más utilizada a nivel mundial. Además, diversos sectores defienden que su producción es además perjudicial para el medio ambiente y ciertos ecosistemas. Por estos motivos, como explica Sandua “es necesario plantar cara al enemigo. Es momento de que un líder se ponga al frente de esta corriente social y dirija la estrategia adecuada, utilizando como armas la exaltación de la dieta saludable, como la única vía para que la humanidad viva más sana durante más tiempo”.

 

Según la abogada y gerente “es precisamente nuestro país quien debería recoger el testigo de este liderazgo” teniendo en cuenta que “España es el mayor productor y exportador mundial de aceite de oliva. Hoy en día, la grasa más saludable. Cada día asistimos al descubrimiento de un beneficio más para la salud, aportado por el consumo de este aceite (prevención de diversos tipos de cáncer, de colesterol, de obesidad, de enfermedades coronarias, cardiovasculares, degenerativas y un largo etcétera). Además, junto a países del entorno, España es cuna de la reconocida mundialmente como la dieta más saludable, la Mediterránea. La Unesco la declaró como Bien patrimonio inmaterial de la humanidad’ y como la forma más adecuada para luchar contra la malnutrición y la obesidad a nivel mundial”, defiende Laura Sandua.

Una de las soluciones: la información en el etiquetado
Según explica “tenemos la autoridad suficiente como para encabezar una estrategia que vuelva a situarnos en el mapa del mundo, por algo que vaya más allá de la corrupción o el paro. Ahora sólo falta que las autoridades competentes se pongan a ello. ¿Cómo? A través de la puesta en práctica de medidas que sirvan de ejemplo para otros países y encauzadas a través de la UE para su obligada aplicación: medidas que pongan límites a la importación de aceite de palma y a la distribución de productos alimentarios que lo contengan; que regulen el porcentaje de concentración del aceite de palma en los alimentos y que obliguen a un etiquetado más claro; medidas donde se exponga con letras grandes y visibles si el producto contiene grasas perjudiciales como el aceite de palma y en qué cantidad; y medidas, fundamentalmente, que fomenten la concienciación social y una educación a los escolares asentada en los saludables hábitos alimenticios de la Dieta Mediterránea”.

Otra iniciativa importante que propone Sandua “pasa por evitar el uso de nombres que encubren el contenido en aceite de palma. Son varios los utilizados en las etiquetas, pero el origen es el mismo: aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, sodium palmitate, estearina de palma, oleína de palma o manteca de palma, por ejemplo”.

Proposición para retirar el aceite de palma de colegios, centros de salud e instalaciones deportivas

La abogada experta comenta que “algunas entidades ya han comenzado a tomar medidas, aunque muchas de ellas, no pasen de una llamada de atención. La mayoría parlamentaria del congreso aprobó en abril una proposición no de ley (por lo tanto sin aplicación práctica) para retirar de forma progresiva los productos que contienen aceite de palma en colegios, centros de salud e instalaciones deportivas. En ella también se insta al Gobierno a llevar a cabo reformas legales para evitar el fomento del consumo de productos con contenido en aceite de palma, mediante publicidad o ganchos comerciales como juguetes, adhesivos, etc”.

Esta iniciativa “se impulsó después de que el Parlmento Europeo pidiera restringir la importación de aceite de palma. Su consumo ha pasado de las 270.000 toneladas en el año 2000 a los tres millones en 2016. Esta petición se debe también a la deforestación que se crea allí donde se cultiva. Tenemos ejemplo de su impacto medioambiental en Malasia, Indonesia, África y Sudamérica. Y su cultivo crece a razón de un 10% al año”.

Ante el revuelo causado, “ya son varias las cadenas de supermercados que han decidido dar un paso adelante contra el aceite de palma. En España, la más radical ha sido la cadena de venta de alimentos ecológicos, ‘SuperSano’, que ha retirado todos los productos que contienen aceite de palma. La reacción del consumidor no se hizo esperar. Sus ventas se han incrementado un 20%”.

“En España, el CSIC, a través de su Instituto de la Grasa, ha desarrollado una variedad de girasol para generar aceite también con un alto contenido en ácido esteárico.

En definitiva, alternativas hay y seguirán descubriéndose más, porque la sociedad y la salud lo demandan. Sin embargo, antes de que esto ocurra, el consumidor siempre debería tener la opción de elegir, a través de etiquetas claras y letra visibles, entre lo más saludable y lo menos saludable”, concluye Laura Sandua.

 Leer artículo completo en Restauración Colectiva

prodcutos-ecologicos-web

La UE estrena su certificado electrónico para importaciones de alimentos ecológicos

Fuente: El Periódico

Desde la Unión Europea se ha puesto en marcha un nuevo sistema de certificación electrónica de importaciones de productos ecológicos con el objetivo de reforzar las disposiciones sobre seguridad alimentaria y reducir posibles fraudes, según ha explicado la Comisión Europea.

Durante seis meses, este certificado electrónico funcionará al mismo tiempo que el sistema impreso, a modo de periodo de transición. Desde el 19 de octubre de este 2017, las importaciones de productos ecológicos únicamente podrán estar cubiertas por el certificado electrónico.

El Ejecutivo comunitario ha destacado que este nuevo sistema permitirá un seguimiento más exhaustivo de las importaciones y reducirá la carga administrativa de operadores y administraciones, al mismo tiempo que proporcionará datos estadísticos más detallados sobre los productos ecológicos.

En la práctica, este cambio requerirá añadir estos certificados de importaciones al sistema experto de control comercial de la UE (TRACES por sus siglas en inglés), un mecanismo electrónico que supervisa el movimiento de productos agroalimentarios a lo largo del bloque comunitario.

El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, ha subrayado que las nuevas reglas “aumentarán la trazabilidad de los productos ecológicos, para los que existe un importante mercado en crecimiento”.

curso-etiquetado-toledo-web

El etiquetado de los alimentos, protagonista de la industria alimentaria

El curso sobre ‘Herramientas para etiquetar correctamente los alimentos’ reúne a la Universidad, la Administración y las empresas alimentarias
La Fundación General de la Universidad de Castilla-La Mancha, el Foro de Seguridad Alimentaria de Castilla-La Mancha y SIC Agroalimentaria han celebrado la nueva edición del curso ‘Herramientas para etiquetar correctamente los alimentos, Información Nutricional’ que ha supuesto un éxito de participación.

La Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería de Toledo ha sido el lugar de encuentro para la Administración, Universidad y Empresas alimentarias, en esta jornada en la que los farmacéuticos oficiales de Salud Pública de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Almudena Columé y Enrique Estrella, han sido los encargados de explicar la nueva normativa y los pormenores de la legislación en materia de etiquetado de los productos alimentarios.

Por su parte, Enrique Estrella ha puesto en valor la “experiencia satisfactoria” que supone la realización de estas jornadas, ya que permite “ver el interés real que tiene la empresa alimentaria en materia de etiquetado así como sus dudas y necesidades, muchos trabajadores llegan a estos cursos con muchas ganas de aprender, mostrando un alto interés en la normativa vigente”. Estrella añade que la logística del curso “responde a un buen método de trabajo, ya que permite compartir experiencias entre todas las partes implicadas en la cadena así como conocer otros sectores que normalmente no conocemos”.

En cuanto al desarrollo del curso, Almudena Columé destaca que “lo que más interés suscita es la comunicación de los alérgenos por medio de las etiquetas, saber qué debe declararse en el etiquetado y qué no, por lo que además, una buena práctica que se desarrolla en el curso es el análisis de etiquetas reales”. Por otra parte, este tipo de jornadas que se vienen desarrollando desde hace meses entre la Universidad de Castilla-La Mancha y SIC Agroalimentaria, “favorecen el intercambio de opiniones y experiencias, y ponen sobre la mesa qué es lo que la Administración pide en cuanto a legislación, qué hace realmente la industria y cómo es el producto final, aprovechando la base científica que aporta la universidad así como sus recursos de investigación y de expertos”.

Esta nueva edición del curso ha vuelto a reunir a técnicos de empresas agroalimentarias, responsables de calidad y estudiantes de disciplinas agroalimentarias de la región interesados en aprender de la mano de los farmacéuticos oficiales de Salud Pública de la junta de Comunidades de Castilla-La Mancha Enrique Estrella y Almudena Columé.

curso-herramientas-para-un-correcto-etiquetado-albacete-2

Etiquetado 2.0: nuevas fórmulas en la Seguridad Alimentaria

Albacete acoge la segunda edición del curso sobre Herramientas para un correcto etiquetado de los alimentos
Alumnos, cooperativas y empresas se han dado cita en Albacete durante la mañana de hoy para hablar, compartir experiencias y aprender sobre el correcto etiquetado de los alimentos, tanto envasados como no envasados, además de analizar la nueva normativa vigente desde el pasado mes de diciembre.

Desde la Fundación General de la Universidad de Castilla-La Mancha, en colaboración con el Departamento de Química Analítica y Tecnología de los Alimentos, el Foro de Seguridad Alimentaria de Castilla-La Mancha y SIC Agroalimentaria se ha organizado la segunda convocatoria que reúne a los diferentes agentes de la cadena alimentaria en cuestión de etiquetado.

Los farmacéuticos oficiales de Salud Pública de la Junta de Comunidades CLM, Almudena Columé y Enrique Estrella, han logrado transmitir a los participantes, técnicos de empresas agroalimentarias, responsables de calidad de diversos tipos de empresas y estudiantes de disciplinas agroalimentarias de la provincia y alrededores la normativa vigente en etiquetado, además de los recientes cambios que han tenido lugar en la legislación y los conocimientos necesarios para realizar un etiquetado correcto de los productos.

El responsable de Calidad y Seguridad de SIC Agroalimentaria, Andrés García, explica que “las empresas deben tener en un cuenta mucha normativa general y específica para poder realizar un etiquetado correcto. Por esa razón, es muy importante que se ofrezca formación específica y de calidad en esta materia”. Por su parte, la directora del Departamento de Química Analítica y Tecnología de los Alimentos, Ana Briones, explica que “la UCLM, y en particular los profesores de tecnología de los alimentos, quieren informar y compartir con la industria de alimentos las novedades en gestión y seguridad alimentaria a través de estas jornadas, usando las herramientas más adecuadas para que los técnicos puedan estar a la vanguardia en aspectos relativos a esta materia de gran relevancia para la industria de alimentos y bebidas”. Por este motivo, desde hace un año la UCLM y SIC Agroalimentaria viene colaborando estrechamente organizando cursos y encuentros que permitan compartir formación e información.
Nueva cita en Toledo

Debido al éxito con el que cuentan las jornadas realizadas en conjunto por la Fundación General de la UCLM, su departamento de Química Analítica y SIC Agroalimentaria que, desde su reciente creación cuentan con el apoyo del Foro de Seguridad Alimentaria, en el mes de marzo tendrá lugar una nueva cita más del curso ‘Herramientas para el correcto etiquetado de los alimentos, Seguridad Alimentaria’. Será el próximo miércoles día 8, en Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería de Toledo.

Para esta ocasión aún está abierto el plazo de inscripción, que puede hacerse a través de la ficha de inscripción publicada en la web alimentosseguros.es y del correo electrónico jornadas.cta@uclm.es adjuntando el resguardo de la transferencia por el importe de la inscripción. Junto al formulario de inscripción se podrá enviar una etiqueta que será evaluada por el equipo docente y expuesta en los casos prácticos, hasta el próximo 27 de febrero.

foto-leche-super-web

El 93% de las sanciones de la Agencia de Información y Control Alimentarias pertenecen al sector lácteo

Durante el año 2016 la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) propuso 56 sanciones, y de ellas el 93% correspondieron al sector lácteo. De las 541 inspecciones de oficio, más de la mitad se centraron también en el sector lácteo.

La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) propuso 56 sanciones en 2016, de las que el 93 % correspondieron al sector lechero. Ese año se desarrollaron 541 inspecciones de oficio, de las que más de la mitad también se centraron en el lácteo.

Fuente: Efe Agro

Según reconoce el balance anual y acumulado de la actividad de la AICA, ofrecido por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), a lo largo de tres años se han realizado 5.957 inspecciones de oficio de la Ley de la cadena y los mercados oleícolas. Los controles de estos años han dado como resultado la propuesta de 622 sanciones, de las cuales, 347 han sido por no respetar la Ley de la Cadena y 275 por impagos de las cuotas obligatorias a las Organizaciones Interprofesionales de aceite de oliva y aceituna de mesa, por extensión de la norma.

A este respecto, la AICA ha puesto en marcha un programa específico de verificación y comprobación de la existencia de contratos en todos los sectores agrícolas y ganaderos, en el marco del Plan de Control 2016-2017.

Desde que comenzó su actividad la AICA, el sector lácteo y el de frutas y hortalizas fueron los más sancionados, con un 41 y un 51 % respectivamente durante tres años. El objetivo de esta campaña es, según el Mapama, comprobar que todas las transacciones comerciales por importe superior a 2.500 euros quedan recogidas por escrito en un contrato alimentario.

La actividad de la AICA por sectores
En cuanto a los datos de las sanciones acumuladas desde que comenzó su actividad la agencia, el sector lácteo y el de frutas y hortalizas fueron los más sancionados, con un 41 y un 51 % respectivamente durante los tres años.

Además, en el periodo 2014-2016 la industria registró el 53 % de las sanciones y la distribución (mayorista y minorista) el 47 % restante.
Por comunidades autónomas, el 32 % de las sanciones propuestas por AICA por incumplimientos de la ley se concentran en Galicia, seguida de Extremadura (14 %), Andalucía (12 %) y Madrid (11 %).

Por otra parte, en AICA se han recibido 149 denuncias en el último trienio, de las que 51 fueron por venta a pérdidas, una práctica prohibida por la Ley de Comercio Minorista y que es competencia de las comunidades autónomas.

iteaf-web

Publicada la resolución del Programa de Inspecciones de los Equipos de Aplicación de Productos Fitosanitarios (ITEAF) de CLM

El pasado día 30 se ha publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la ‘Resolución de 20/12/2016 de la Dirección de Agricultura y Ganadería, por la que se aprueba el Programa de Inspecciones de los Equipos de Aplicación de Productos Fitosanitarios (ITEAF) de Castilla- La Mancha para el año 2017. Para este tipo de inspecciones, SIC Agroalimentarias se presenta como una de las entidades autorizadas para este tipo de inspección a través de SIC ITEAF, que cuenta con la vocación de dar respuesta a la necesidad del agricultor de contar con un servicio de inspección cercano y profesional cada localidad.

Una vez puesto en marcha el sistema de inspecciones en el año 2016 y realizadas más de 22.000 inspecciones en ese año, no se estima necesaria la planificación por trimestres de las inspecciones de los equipos que deban pasar la inspección obligatoria en el año 2017, ya que se considera que, con las 56 Iteaf autorizadas que suman más de 60 unidades móviles trabajando a lo largo y ancho del territorio regional, se debe cumplir con creces con el objetivo marcado.

Por otro lado, en el segundo año de aplicación del plan de inspecciones obligatorias, se debe contemplar el tratamiento para aquellos propietarios de equipos que, debiendo haber pasado la inspección obligatoriamente en un determinado trimestre del año 2016, no lo hicieron.

Realizadas las consultas oportunas y aclaraciones oportunas, SIC Agroalimentaria destaca algunas de las informaciones que afectan de forma directa a los titulares de equipos de aplicación de productos fitosanitarios:

– Durante el primer trimestre de 2017 se realizarán inspecciones a todos aquellos equipos que, debiendo haber pasado la inspección obligatoriamente en un determinado trimestre del año 2016, no lo hicieron.

– Todos los titulares de equipos de tratamiento fitosanitario que no pasaron la inspección obligatoria en el año 2016, aunque tenían que haberlo hecho, no podrán utilizar sus equipos hasta que efectúen dicha inspección y deberán tenerla realizada hasta el 31 de marzo de este año.

– Por otra parte, los equipos que no hayan pasado la inspección no podrán circular ni usarse de ninguna manera hasta que pasen la inspección favorablemente.

– Los equipos que no hayan pasado la inspección están incumpliendo la Ley 43/2002, de 20 noviembre, de Sanidad Vegetal, en concreto el artículo 54. f) “la utilización y manipulación de medios de defensa fitosanitaria sin observar las condiciones de uso u otros requisitos exigidos cuando esto no ponga en peligro la salud humana, la de los animales o el medio ambiente”. La sensación de infracciones leves pueden ir desde los 300 a 3.000 euros.

Con todo esto, se tiene previsto incluir a los titulares que no hayan pasado la inspección en la muestra del control del Plan de Control de Higiene en la producción primaria agrícola y del uso de los productos fitosanitarios en las explotaciones agrícolas correspondiente al 2017. En caso de recibir inspección y no hayan pasado la inspección se tendría que aplicar la correspondiente sanción, por eso es fundamental que los usuarios revisen su equipo cuanto antes y obtengan la catalogación de inspección de equipo favorable para evitar posibles sanciones.

Por supuesto, si alguien tiene algún equipo sin dar de alta en el ROMA. Debe darlo de alta a la mayor brevedad y proceder a pasar la inspección, ya que igualmente está incumpliendo la normativa.

ITEAF DE SIC AGROALIMENTARIA

SIC-ITEAF nace con la vocación de dar respuesta a la necesidad del agricultor de contar con un servicio de inspección cercano y profesional en tu propia localidad. La cooperativa será el centro habitual de desarrollo de su actividad. De este modo, se habilitará una zona específica en cada cooperativa en la que se llevarán a cabo las inspecciones de los equipos, evitando desplazamientos adicionales a los socios de la misma.

Listado actualizado de Iteaf autorizadas en Castilla-La Mancha | Puedes consultar todos los servicios con los que cuenta SIC ITEAF aquí